PRENSA

"Acuicultura y Pesca con Responsabilidad"

Inicia Veda de peces de consumo y peces ornamentales en la cuenca del Río Orinoco

1 Mayo (@Aunapcolombia). El Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural (MADR), a través de la Autoridad Nacional de Acuicultura y Pesca (Aunap), con el fin de asegurar la reproducción y volumen de captura de las diferentes especies ícticas de la Cuenca de la Orinoquía, anunció el inicio de la veda en el periodo comprendido entre el 1 de mayo y el 30 de junio de 2018.

Esta medida prohíbe el acopio, procesamiento, comercialización y transporte de especies ornamentales y especies de consumo provenientes de la cuenta del Río Orinoco. Éstas alcanzan su pico reproductivo en la época de lluvias cuando los estímulos ambientales principalmente la entrada del invierno, se convierten en activadores.Para los peces de consumo, extraídos para la sostenibilidad alimentaria de los pobladores ribereños o para su uso en la medicina tradicional como lo son bagres rayados, dorados o amarillos, entre otros, la veda se extiende por toda la cuenca del Orinoco y sus ríos tributarios en los departamentos de Arauca, Casanare, Guainía, Guaviare, Meta, Vaupés y Vichada. 

En el caso de los peces ornamentales, animales acuáticos con destino a acuarios con un propósito decorativo u ornamental y son extraídos por indígenas o habitantes de las comunidades vecinas a los ríos, como las rayas, cuchas, catalinas, cardenales, corredoras, entre otros, la veda se extenderá por los departamentos de Arauca, Vichada y Guainía. De acuerdo con el director general de la Aunap, Otto Polanco Rengifo, estas acciones se cumplen gracias al apoyo de la Policía Ambiental, el Ejército, la Armada Nacional, la Fiscalía y las Autoridades portuarias, además del compromiso de los pescadores, comerciantes y el consumidor final. 

 “Los actores de la cadena de valor son quienes influyen en la efectividad de esta medida, la sostenibilidad del recurso que garantiza la seguridad alimentaria local y regional y, en el caso de los ornamentales, posiciona a Colombia como líder exportador en Latinoamérica”, anotó.

Para cumplir con este objetivo, se realizarán visitas de inspección a centros de acopio y establecimientos comerciales tales como: pesqueras, plazas de mercado, restaurantes y demás lugares de atención al público, al tiempo que reforzará la vigilancia a la movilización por las carreteras del país.Vale la pena recordar que los comercializadores que incumplan esta disposición serán acreedores de sanciones administrativas que van desde el decomiso de los productos pesqueros, hasta sanciones económicas. De la misma manera, podría acarrear sanciones penales de acuerdo con el Artículo 38 del Código Penal (Ley 1453 de 2011), Ilícita actividad de pesca, cuyas penas están entre 48 y 108 meses de prisión y multas hasta de 50.000 salaríos mínimos legales vigentes diarios.

Orinoco produce más del 80% de peces ornamentales tipo exportación

En Colombia, son aprovechables comercialmente aproximadamente 444 especies de peces ornamentales, todos originarios de agua dulce, siendo Orinoquía la principal región donde se capturan. Cerca del 70% y el 80% de peces de acuarios exportados provienen de los ríos Orinoco, Meta, Guaviare, Vichada e Inírida, entre otros. En ese orden, Amazonas también aporta varios de estos recursos naturales y otras regiones como Atlántico y Pacífico reportan una menor cantidad de capturas de estas especies. Colombia exporta anualmente casi 13 millones de peces ornamentales ocupando un puesto privilegiado en el ranking mundial de los países que más exportaron estas especies. Los destinos son países como China, Alemania, Japón, Estados Unidos, Inglaterra y México, de ahí la importancia de aprovechar de manera sostenible las especies para garantizar el posicionamiento de los recursos pesqueros de Colombia en el mercado internacional.

La exportación de peces ornamentales del país, genera ingresos que superan los 16 millones de dólares anuales, lo cual, según datos de las Naciones Unidas para el Comercio, convierte a Colombia en uno de los líderes comerciales de ese recurso en Latinoamérica.
Dado que los tamaños de captura de los peces ornamentales nativos es relativamente pequeño, se hace necesario proteger su renovación mediante la veda en la época reproductiva de la mayoría de estas especies, de ahí la importancia de acatar esta medida de conservación.