PRENSA

"Acuicultura y Pesca con Responsabilidad"

Comunidades del Pacífico custodian vallas instaladas por la AUNAP y WWF

Bogotá, junio 18 de 2021

 

 

  • Entre noviembre y diciembre de 2020 instalamos 10 vallas con mensajes alusivos al cumplimiento de las medidas de ordenación pesquera.

 

  • Estas acciones responden a la necesidad de difundir información referente a las medidas de ordenación de los recursos pesqueros con el fin de que las comunidades hagan un aprovechamiento responsable y sostenible.

 

Bogotá, Colombia. Junio 18 de 2021 (@Aunapcolombia-@DirectorAunap) Entre noviembre y diciembre de 2020, gracias al convenio 307 entre WWF y la Autoridad Nacional de Acuicultura y Pesca-AUNAP, instalamos 10 vallas con mensajes alusivos al cumplimiento de las medidas de ordenación pesquera en distintas comunidades del Pacífico. Hoy, seis meses después, los habitantes de estos sitios siguen custodiando estas estructuras y vigilando el cumplimiento de las medidas en sus territorios.

“Cuando fuimos a instalar la valla de Las Varas, vereda del municipio de Santa Bárbara de Iscuandé (Nariño), llegaron a congregarse hasta 50 personas. Los pescadores y las piangüeras tomaron el liderazgo para colocarla en el lugar pensado. Todos estaban reunidos para ayudar con la instalación, pero también para saber cuál era el mensaje que traía”, recuerda Kennedy Caicedo, representante legal del Consejo Comunitario Esfuerzo Pescador, sobre el momento en el que la comunidad se encargó de erigir la pieza diseñada para promover la captura de la piangua por encima de los 5 cm, el cumplimiento de la veda del camarón y el respeto por los acuerdos de conservación del manglar.

Ese día, dice Kennedy con orgullo, fue una oportunidad para que todos mostraran el compromiso que, desde hace varios años, han tenido con la conservación de las especies y ecosistemas nativos. “Desde hace mucho tiempo nosotros venimos realizando una labor social muy importante que tiene que ver con la conservación. Somos un territorio ancestral y colectivo que se preocupa por sus especies, además por la biodiversidad de su manglar. Por eso, cuando las vallas de WWF y la AUNAP llegaron, fuimos a recibirlas a un municipio aledaño a Iscuandé, por donde pasan los barcos con las cargas desde Buenaventura”.

El Consejo Comunitario Esfuerzo Pescador no solo recibió e instaló la valla para Las Varas,  sino también la de la vereda Ensenada de Santa Bárbara de Iscuandé. En ambas comunidades, asegura Kennedy, sus habitantes se han encargado, hasta el día de hoy, de custodiarlas y de difundir los mensajes con las personas que se movilizan por ambos sitios. Sobre esto, Stella Gómez, oficial marino costero de WWF, dice que la participación de estas y otras comunidades a las que se enviaron las vallas (en total fueron 10) fue fundamental para ponerlas en los sitios pensados y seguir difundiendo las medidas de ordenación pesquera en los territorios.

 “El proceso de diseño, envío y logística para la instalación fue muy complejo. Estábamos en un momento de la pandemia en el que, por cuenta de los cierres en los diferentes sectores, no solo era muy difícil lograr todo con los proveedores, sino también organizar el transporte hasta Buenaventura y Tumaco, y posteriormente a cada una de las comunidades por barco. Cuando pudimos resolver estos obstáculos, las comunidades hicieron su aporte para que todo saliera bien”, afirma Gómez.

Jurado, Bahía Solano, El Valle y Cupica, ubicados en la Zona Exclusiva de Pesca Artesanal-ZEPA  (Chocó); el municipio de Nuquí, en el Distrito Regional de Manejo Integrado Golfo de Tribugá  (Chocó); el municipio de Pizarro, en el Distrito Regional de Manejo Integrado Encanto de los Manglares del Bajo Baudó (Chocó); y las comunidades Bajito Vaquería y Chontal, en el Distrito Nacional de Manejo Integrado Cabo Manglares Bajo Mira y Frontera, fueron los otros lugares de destino de las vallas. 

Para Juana Murillo, funcionaria de la AUNAP, estas vallas, que tienen distintos mensajes de acuerdo a su lugar de instalación —por ejemplo, la prohibición del uso del arpón con fines comerciales y de la malla en la ZEPA, y el llamado a conservar los ecosistemas estratégicos y a hacer pesca sostenible en el DRMI Encanto de los Manglares—, responden a la necesidad de difundir información referente a las medidas de ordenación de los recursos pesqueros con el fin de que las comunidades hagan un aprovechamiento responsable y sostenible.

WWF y AUNAP

Gracias al convenio 307 de 2019 entre la AUNAP y WWF, se llevaron a cabo distintas actividades para lograr la ordenación pesquera para el uso sostenible de los recursos pesqueros y el fortalecimiento de la pesca artesanal en el Pacífico colombiano. Actualmente, ambas organizaciones se encuentran en el proceso de difusión de distintos productos desarrollados durante el convenio.

 

La prohibición del uso del arpón con fines comerciales y de la malla en la ZEPA, y el llamado a conservar los ecosistemas estratégicos y a hacer pesca sostenible en el DRMI Encanto de los Manglares, fueron algunos de los mensajes de las vallas.

 

El aporte de las comunidades locales fue fundamental para instalar las vallas en sitios estratégicos.